lunes, junio 25, 2012

Morfología en la ilustración


Teniendo en cuenta que, en términos de diseño, morfología es la disciplina que estudia la generación y las propiedades de la forma, (del griego morfos, forma, y logos, estudio), se proponen cinco categorías morfológicas para la creación de ilustraciones: geométrica, orgánica, accidental, objetual y anatómica.

La geométrica, como su nombre lo indica, es hacer ilustración partiendo de las formas básicas de la geometría: círculo, cuadrado, triángulo y sus derivados que mezclados entre sí pueden dar una gama muy alta de posibilidades expresivas y de creación. 

VER: http://dipacho.blogspot.com.br/2015/01/ejercicios-con-formas-geometricas.html

La orgánica hace referencia al trabajo con formas curvilíneas, haciendo alusión a lo que posee movimiento y vida propia. No es necesario trabajar exclusivamente con las características reales de lo que se pretenda ilustrar, sino precisamente aprovechar este movimiento de curvas y líneas para generar diversidad de tamaños y formas.

VER: http://dipacho.blogspot.com.br/2015/06/ejercicio-con-morfologia-organica.html

La accidental es cuando usamos el accidente gráfico como recurso para ilustrar: manchas, rayones, rasgaduras, tachaduras, enmendaduras y en general todo tipo de expresión que bien puede ser utilizada de manera espontánea o controlada. Es decir, la mancha que resulta de frotar un cepillo de dientes con tinta o rayar aleatoriamente con los ojos cerrados son expresiones espontáneas, mientras que un papel se puede rasgar de forma controlada pero sabiendo que los bordes darán un resultado accidental e involuntario.

La objetual propone un juego con objetos u otros elementos que puedan ser usados para hacer ilustración. Con posibilidades como el collage y la fotoilustración es posible, por ejemplo, hacer representaciones metafóricas o poéticas aprovechando los simbolismos que estos objetos pueden evocar.

La anatómica es una aplicación de la forma muy estudiada en la academia, propone conocer las estructuras internas y externas de los seres vivos y se acerca al dibujo realista y de las proporciones, en especial las de la figura humana.

El conocimiento, mezcla y reinterpretación de estas clasificaciones morfológicas, amplía enormemente las posibilidades de desarrollo gráfico y cada ilustrador encontrará una o varias alternativas de trabajo usando como herramienta estas posibilidades de trabajo con la forma.

Los detonantes visuales son esas formas que prácticamente nos hablan, son formas de las que podemos sacar ilustraciones, un ejemplo de esto es cuando vemos cosas en las nubes, o en las vetas de la madera. Un circulo, una forma curvilínea o una mancha pueden servir como detonantes visuales para la creación de ilustraciones, el miedo a la hoja en blanco se soluciona cuando por ejemplo se dibujan varios círculos sin mayores pretensiones y de esos círculos (o manchas o rayones, o lo que sea) se sacan distintos personajes, plantas, objetos, en fin... el concepto del buen ilustrador ha estado muy ligado al de buen dibujante que maneja muy bien la morfología anatómica, las luces y sombras, la perspectiva, entre muchos otros elementos que son importantes para entender el dibujo como tal, pero que no son los únicos, lo ideal es que una ilustración sea contundente en la comunicación y si se puede comunicar mejor con una bolita y un palito ¿porqué no hacerlo?

*Este texto hace parte de mi trabajo de grado: Completo e incompletoUniversidad Nacional de Colombia, Bogotá, 2011.

1 comentario:

Christian Valdivia Vargas dijo...

Saludos!! esta genial la descripcion de los elemntos morfologicos que haces de la ilustracion, desearia preguntarte en que libro te basas?.
Yo aqui en Peru estoy realizando una monografia investigativa sobre la ilsutracion debido a que en mi pais no se conoce este arte comunicativo. Agradeceria mucho que me pudieras apoyar dandome algunos alcances conceptuales y referentes o quiza aun pudiera leer y analisar tu investigacion. mi correo es spike_spiegel21@hotmail.com
espero tu gentil respuesta